3 de julio de 2018

"LAS HOJITAS DE DON LUIS" - NÚMERO 59


“LA PRESENCIA DE MARÍA AUXILIADORA”

1.- “Parece llegado el momento de revisar juntos nuestras convicciones sobre María y hacer un examen serio sobre nuestra devoción a Mª Auxiliadora”.
2.- “Dos de nosotros, (Jesús y María), Ellos dos, viven la Resurrección Pascual como primicia e inicio de todo género humano renovado. Ellos son el hombre nuevo y la mujer nueva, el segundo Adán y la segunda Eva”.
3.- En la base de nuestras convicciones de fe se halla una realidad concreta: es decir, personas vivas y hechos reales. Sobre esta objetividad debemos hacer crecer el estudio de nuestras doctrinas mariana”.
4.- “Creer en la Resurrección, y afirmar consiguientemente la ascensión de Cristo y la asunción de María al cielo, no quiere decir que viven en un astro lejano desde el que podrían llegar a la tierra con un viaje especial como astronautas; significa que para nosotros están en verdad vivos, presentes y operantes en nuestro mundo a través de la nueva realidad pascual de la Resurrección”.
5.- “María, pues, es hoy un personaje realmente vivo, operante entre nosotros; su asunción, por la cual participa plenamente de la Resurrección de Cristo, es un dato de fe; su maternidad universal es testimoniada por la Iglesia como una realidad de gracia objetiva y cotidiana”.
6.- El Capítulo General 21 “invita a todos los Salesianos a redescubrir y valorar la presencia de María en la propia vida y en la acción educativa entre los jóvenes”.
7.- “Siempre será característica de Don Bosco esta actitud de relación personal con la Virgen: su devoción mariana le lleva a considerar directamente a María como una persona viva y en Ella contempla y admira todas sus grandezas, sus múltiples funciones e innumerables títulos de veneración”.
8.- “Sabemos, además, cómo Don Bosco cultivaba y profundizaba en su corazón el sentido de la presencia de María en su vocación y en la vida de la Iglesia”.
9.- “El modo como Don Bosco habla de esta ‘Casa de la Auxiliadora’ (se refiere al Santuario de Mª Auxiliadora de Turín) pone de manifiesto, no tanto los aspectos históricos, cuanto sobre todo, las afirmaciones de presencia viva, de fuente abundante de gracia, de continuo resurgir de dinamismo apostólico, y de clima de esperanza”.
10.- “De ahí se deriva que esta devoción mariana se refiere siempre directamente a la persona misma de la Virgen, con todas sus grandezas y sus títulos; por tanto nunca se expresa en forma de competencia con otras devociones, sino más bien en una forma de convergencia intensiva y de proyección operativa, por la cual todo título es amado y celebrado subrayando su aportación de ayuda a la salvación del hombre”.
11.- “Sabemos además, cómo Don Bosco cultivaba y profundizaba en su corazón el sentido de la presencia de María en su vocación y en la vida de la Iglesia”.
12.- “Podemos asegurar que para Don Bosco, la construcción del Santuario de Mª Auxiliadora se convierte, de hecho, en una expresión concreta y tangible de esa profunda teología del templo, vista a través de la presencia materna y operante de María”.
13.- El Santuario de Mª Auxiliadora “se convierte en el signo privilegiado, el lugar sagrado de la presencia protectora de María Auxilio de los Cristianos”.
14.- “... lo que para Don Bosco resultó más tarde determinante (poner el título de Iglesia de Mª Auxiliadora) fue el hecho de haber experimentado, día a día, que María era quien se había construido prácticamente aquella su Casa, tomando posesión de la misma para irradiar desde allí su patrocinio”.
15.- “Esta conciencia de la presencia personal de María Auxiliadora es sentida por Don Bosco, concretamente en la propia vida, como un dato objetivo básico, un elemento que fundamenta toda su vocación, tanto para definir la finalidad y el estilo de su misión apostólica cuanto para delinear la fisonomía de su espíritu evangélico”.
16.- “El modo cómo Don Bosco habla de esta Casa de la Auxiliadora pone de manifiesto, no tanto los aspectos históricos, cuanto, sobre todo, las afirmaciones de presencia viva, de fuente abundante de gracia, de continuo resurgir de dinamismo apostólico, de clima de esperanza y de voluntad de empeño por la Iglesia y el Papa”.
17.- “A partir de las existencias del Santuario, la Auxiliadora es la expresión mariana que caracterizará siempre el espíritu y el apostolado de Don Bosco: toda su vocación apostólica se le presentará como obra de Mª Auxiliadora y sus diversas e importantes iniciativas serán consideradas como fundación querida y sostenida por Mª Auxiliadora”.
18.- El Santuario... “un lugar privilegiado de la presencia materna y auxiliadora de María”.
19.- “Ciertamente se da en la realidad una íntima correlación entre la devoción a la Auxiliadora y nuestra vocación salesiana”.
20.- “Nuestro fundador nos asegura que la vocación salesiana es inexplicable, tanto en su nacimiento como en su desarrollo y siempre, sin el concurso materno e ininterrumpido de María”.
21.- “Muchas veces él mismo confesó que la Virgen es la fundadora y la sustentadora, asegurando que ‘nuestra Congregación está destinada a dos cosas muy grandes y a extenderse por todo el mundo, si los Salesianos se mantienen siempre fieles a las Reglas que les ha dado María Santísima’”.
22.- “¡María nos quiere demasiado!” (Don Bosco)
23.- “Don Rúa ha subrayado con insistencia esta relación íntima entre nuestra vocación salesiana y la devoción a Mª Auxiliadora”.
24.- “No me cabe la menor duda de que creciendo en los Salesianos la devoción a Mª Auxiliadora, crecerá también el amor y la estima a Don Bosco, y no menos el compromiso por conservar su espíritu e imitar sus virtudes” (Don Rúa, I. Sucesor de Don Bosco). “Hay aquí la intuición clarísima de la interrelación vital que se da entre la devoción a Mª Auxiliadora y nuestra espiritualidad”.
25.- “Don Bosco no se cansaba de repetir que la obra que él había llevado adelante le había sido inspirada por María Santísima, que María la sostenía y que por ello nada tenía que temer de la oposición de sus adversarios” (Don Albera, IIº Sucesor de Don Bosco).
26.- “La devoción a Mª Auxiliadora resulta, de hecho, un factor integrante de fenómeno salesiano en la Iglesia, ya que entra a formar parte vital de su totalidad”.
27.- “No tendría sentido, y sería fatal, pretender separar nuestra espiritualidad de la devoción a Mª Auxiliadora, de igual manera que tampoco se puede separar -porque sería absurdo- Don Bosco de la Virgen”.
28.- “Sin una sana vitalidad de la dimensión mariana, nuestra espiritualidad se resentiría en vigor y en fecundidad; mientras que, por el contrario, el cuidar oportunamente un profundo relanzamiento mariano hará reverdecer toda la vocación salesiana”.
29.- “Baste observar como nuestra  devoción a la Auxiliadora está en estrechísimo intercambio vital sea con la misión salesiana, sea con el espíritu propio de nuestro Carisma”.
30.- “Y la Auxiliadora de hecho será también fermento de una comunión más profunda entre las ramas salesianas: Ella aparecerá con mayor claridad como la ¡Madre de la Familia Salesiana!”

(Frases de la carta del Rector Mayor, Don Viganó, del 15 de Agosto de 1978, festividad de la Asunción de María)


         PINCHA AQUÍ PARA VERLO EN FORMATO PDF



No hay comentarios:

Publicar un comentario