10 de julio de 2018

"LAS HOJITAS DE DON LUIS" - NÚMERO 60



“AUXILIADORA PARA TIEMPOS DIFICILES”

1.- “Un aspecto característico de la devoción a María Auxiliadora: una dimensión mariana que, por su misma naturaleza, está hecha para los tiempos difíciles”.
2.- “El propio Don Bosco así lo manifestaba a don Cagliero: ‘La Virgen quiere que la veneremos bajo el título de Auxilium Christianorum: corren tiempos tan triste, que es necesario que la Stma. Virgen nos ayude a conservar y defender la fe cristiana’”.
3.- “Nosotros estamos viviendo y experimetando hoy las dificultades en verdad graves e inéditas, tanto para la fe de los creyentes, y para la vida de la Iglesia y el ministerio de sus Pastores, como para las reformas sociales y políticas, para la educación integral de los jóvenes y para la promoción de las clases populares”.
4.- “Si la Auxiliadora es una dimensión mariana acorde sobre todo con las horas de dificultad, y sin Don Bosco y su Familia han sido suscitado por el Espíritu Santo como instrumentos especializados y eficaces para propagar su devoción en la Iglesia, se deberá deducir que las actuales dificultades, tan complejas y problemáticas, de la Iglesia y de la Sociedad, exigen con urgencia de nosotros un diligente relanzamiento mariano”.
5.- “La Auxiliadora aparece como la cúspide de lo que Don Bosco sentía respecto de María: abogada, socorro, madre de los jóvenes, protectora del pueblo cristiano, vencedora del demonio, triunfadora de las herejías, auxilio de la Iglesia en dificultad, baluarte del Papa y de los Pastores acechados por la fuerza del mal”.
6.- “... Bastaría mirar el cuadro de la Basílica de Valdocco para descubrir una relación, casi diría que connatural, entre el espíritu salesiano, empapado de apostolado eclesial, y la devoción a María Auxiliadora”.
7.- “Don Bosco ha sido, entre los devotos de María a lo largo de los siglos, uno de los más grandes; y lo ha sido por una modalidad peculiar, inserto explícitamente en lo más vivo del movimiento mariano más actual y más incisivo para la Iglesia de su tiempo”.
8.- El título de Auxiliadora “se refiere específicamente a la mediación victoriosa de María en favor del pueblo cristiano y en auxilio de la Iglesia Católica, guiada por el Papa y los Obispos.”.
9.- “La necesidad, escribe Don Bosco, hoy universalmente sentida de invocar a María no es particular, sino general. No se trata ya de tibios para enfervorizar, pecadores que convertir, inocentes que preservar. Estas cosas son simples útiles en todo lugar, para cualquier persona. Pero ahora se trata de la misma Iglesia Católica que se ve atacada. Atacada en sus funciones, en sus sagradas instituciones, en su cabeza, en su doctrina, atacada como Iglesia Católica, como centro de la verdad, como maestra de todos los fieles”.
10.- “Este aspecto característico de ‘auxilio eclesial’, es para Don Bosco fundamento del título de Auxiliadora, y no parece que entonces estuviese ligado, por parte de otros devotos o carismático, a títulos marianos”.
11.- “Comencemos recordando que Don Bosco unió el título de Auxiliadora al de Madre de la Iglesia... debemos subrayar que  precisamente el sentido vivo de la Iglesia es el elemento más específico de la doctrina de la Auxiliadora”.
12.- “¡Qué gran actualidad tiene el relanzamiento de esta devoción, si consideramos el interés con que se ha venido desarrollando, hoy, la sugestiva relación María-Iglesia.
13.- “Su papel de madre representa el punto de apoyo de la relación de María con la Iglesia: ambas existen y son santas en función de su maternidad”.
14.-  “Existe, de una forma, un nexo íntimo entre maternidad y evangelización, entre María-Iglesia y acción apostólica.
15.-  “Don Bosco une la piedad mariana con el sentido de Iglesia de una forma particular de mutua inseparabilidad y de común crecimiento”.
16.- “Esta doctrina de Auxiliadora implica, como necesaria consecuencia, una actitud de compromiso operativo infatigable y entusiasta”.
17.- “El sentido de Iglesia se traduce diariamente en una conciencia activa de miembro de la Iglesia con una profunda espiritualidad de acción”.
18.-  “Esto comporta no solo una actitud constantemente generosa de dinamismo apostólico en general, sino un verdadero y propio compromiso eclesial, es decir, un dinamismo explícitamente guiado por la clara conciencia de ser y actuar como miembro responsable del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia”.
19.- “Esta opción realista (por la Iglesia Católica), que puede llevar hasta el martirio, se acerca necesariamente a posiciones de lucha que podrá asumir, en determinadas situaciones, también el aspecto de una opción política”.
20.-  “Don Bosco se distingue en hacer de la devoción a la Auxiliadora un compromiso real por la Iglesia Católica, evitando siempre transformarla en bandera temporal a favor de la revolución de la antirevolución de turno”.
21.- “Para lograr tal actitud (Don Bosco) se inspira en el criterio práctico típico de la actividad materna, que no se mueve por ideologías abstractas, sino por exigencias vitales, que hace todo el bien que puede aunque no pueda llegar a lo mejor, y que cuida más el tejido delicado de la vida que la elaboración de grandes programas”.
22.- “El realismo pedagógico de Don Bosco ha expresado, a través de su devoción mariana, una auténtica mística de la acción”.
23.- “Los grandes horizontes de compromiso eclesial, vistos en el realismo de cada situación local, según las exigencias de esta hora tan cargada de futuro, deben ser el horizonte en que se mueva nuestra decidida actitud evangelizadora y nuestra inventiva pastoral”.
24.- “Este es un campo vasto y concreto en el que es preciso dar un profundo cambio apostólico, poniendo al día y alimentando nuestra mentalidad en consonancia con los grandes problemas pastorales de la Iglesia y con las urgentes exigencias culturales del mundo de hoy, sobre todo con miras a la juventud y a los ambientes populares”.
25.- “La devoción a María Auxiliadora nos debe llevar a ser fermento cristiano en la construcción de la nueva sociedad por medio de los jóvenes y de los ambientes populares”.
26.- Don Bosco no se contentó con amar a la Auxiliadora. ¡Trabajó mucho para hacerla amar!
Existe una especie de pacto entre María Auxiliadora y la Familia Salesiana:
a) María ayuda a esta Familia y da incremento de sus obras,
b) A su vez todos los miembros y ramas de la Familia, cada uno según la propia modalidad, difunden el culto de la Auxiliadora entre adultos y jóvenes.
Es un acto de servicio salesiano a la Iglesia.
27.- “Un rápido incremento de devoción a la Auxiliadora dará a todos nuevo oxígeno y esperanza, y será de gran provecho para la Iglesia”.

           PINCHA AQUÍ PARA VERLO EN FORMATO PDF






No hay comentarios:

Publicar un comentario